miércoles, 30 de julio de 2014

Mulhacén, 3479 metros de dura ascensión.

Crónica: Juan Manuel Román García
Fotografías: Jesús F. Román García


Eran las cinco en punto de la mañana y no de la tarde (como apuntó nuestro inolvidable Federico) cuando salimos para su tierra, precisamente. Siete Lagunas, Alcazaba y Mulhacén nos esperaban.
Llegados a la cabecera de Las Alpujarras se unieron nuestros compañeros de avanzadilla del día anterior, que prefirieron no madrugar. Llegamos en coche a través de una pista forestal hasta la barrera de la Hoya del Portillo, en el término de Capileira. Allí, justo allí, comenzó nuestra aventura.

Conforme se fue subiendo la vegetación cambió de pinos de repoblación a los endemismos que sorprendían como Digitalis sp. (o dedaleras como nombre común), de la que me dijo Jesús Rodríguez que se utilizaba en otro tiempo para librarse de enemigos irreconciliables. También sorprendió, y cómo, Plantago nivalis Boiss, endemismo Nevadense, conocida popularmente como Estrella de la Nieve, que creó bastante controversia en nuestro grupo de WhatsApp.


Subíamos y subíamos sin resuello, hasta el mirador de Trevélez, donde hicimos la primera parada técnica para reponer fuerzas. Las vistas eran espectaculares sobre la población de Trevélez y las montañas circundantes, con unos tonos de saturación natural que nos ofrecía la posición del sol, difícil de conseguir con ningún programa fotográfico. En esas estábamos cuando en lontananza, y lamentablemente, ardía el monte en el paraje Los Colorados, en el termino de Paterna del Río (Almería). Incendio que comenzaba a las 13:05 y que afortunadamente quedó estabilizado sobre las 20:45 h de esa misma tarde, según el informe del Infoca. El fuerte viento que nos acompañó durante toda la jornada y gran parte de la noche, madrugada y el domingo mismo, no ayudó en nada a estos servicios de extinción, a los que felicitamos desde aquí por su gran trabajo.


Hubo un momento en el que el camino se hizo duro de verdad, cuando el fortísimo viento nos obligó a parar, nuevamente, en una especie de era natural que nos resguardo del viento. En este punto comenzamos a ver los primeros neveros, con bastante menos nieve que hace un año por estas fechas, prueba irrefutable de una menor pluviometría. Muy poco tiempo después llegamos a la primera de las lagunas del paraje denominado Siete Lagunas, en Chorreras Negras. Instalamos el "campamento base" en sus riscos y corralones para pasar la noche, y desde allí atacar el Pico Alcazaba (3371 m) y Puntal de Siete Lagunas (3225 m). Sobre las 4 de la tarde del sábado, el grupo de compañeros que acometieron estas cumbres abandonaron este campamento, momento que aprovechamos el resto para preparar el recinto, para lo que sería el lugar de descanso. El viento seguía azotando con fuerza y, con la caída de la tarde, el frío se hizo intenso. Empezaron a llegar elementos de estas escaramuzas. Lo que contaban eran penurias por la dureza de la subida y del contratiempo añadido del viento, que obligaba en determinados momentos a echar el cuerpo a tierra para mantener la posición. Afortunadamente no pasó de ahí y todos regresaron, sanos y salvos.

Cada uno en su "aposento" y muy distanciados unos de otros (no se pudo compartir un "fuego de campamento" por llamarlo de alguna manera porque el tiempo no permitía esta convivencia).



La noche dura y larga, pero a las siete de la mañana comenzamos a recoger tras un fuerte desayuno para preparar lo que sería la segunda de nuestras jornadas en Sierra Nevada, y etapa reina. Sobre las ocho de la mañana comenzamos la subida desde los (2770 m) aproximadamente de Chorreras Negras y, con las cabras montesas como parte de nuestro séquito, comenzamos la ascensión, capitaneada en esta ocasión por Curro Márquez, al que quiero felicitar por su buen trabajo de dosificación de esfuerzo, que permitió a todo el grupo llegar a la cumbre (Mulhacén = 3479 m). La cara Este había sido acometida con éxito, ahora quedaba la bajada por la cara Oeste, hasta el refugio de La Caldera y a la laguna del mismo nombre. Rápida y tecnicamente perfecta la bajada, breve parada y seguimos por el lecho del Río Mulhacén hasta el Refugio del Poqueira, donde llegamos a las dos de la tarde. Repusimos fuerzas y tres horas después estábamos en el punto de salida del día anterior. 

La llegada a la barrera de la Hoya del Portillo fue una eclosión de alegría, que no se pudo disfrutar como debiera, porque el regreso hacía necesario una breve despedida de los compañeros. Pero sí hubo tiempo para un fuerte aplauso a Javi Rodríguez Vivas, por la prueba de superación conseguida.

Queremos felicitar a todos, pero en especial para los nuevos elementos del Club, que han tenido la valentía de acomenter esta difícil prueba de resistencia, que volverá a repetirse el próximo año. 



 









0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

© Ruta Alternativa. Las imágenes y textos son propiedad de sus respectivos autores. Con la tecnología de Blogger.

¿QUÉ HACEMOS?

Ruta Alternativa desarrolla su actividad en el P.N. Sierra de Grazalema y en el P.N. Los Alcornocales.
Salimos al campo para hacer senderismo, descenso de cañones, rutas ornitológicas, rutas botánicas, itinerarios fotográficos, etc.
También damos a conocer nuestras sierras y otros lugares del mundo a través de artículos, vídeos y todo aquello relacionado con la naturaleza y las actividades que en ella se desarrollan; y que puedan resultar de ayuda o simplemente que consideremos interesantes.
Gracias por seguirnos.

About

Pages - Menu

Popular Posts