miércoles, 19 de febrero de 2014

Garganta Verde

Un tobogán al inicio del recorrido.
por Jesús F. Rodríguez Carrasco

N36 48.917  W5 24.275, estas son (aproximadamente) las coordenadas de La Ermita, una enorme cueva abierta al Arroyo de Bocaleones que nos da la bienvenida a la Garganta Verde, en la provincia de Cádiz.

Este angosto cañón quizás sea la cicatriz más hiriente del Parque Natural Sierra de Grazalema. Con algo más de 3 kilómetros de longitud podría considerarse una de las joyas del espacio natural, casi un emblema, y un atractivo para los amantes de los deportes de aventura.

El Arroyo del Pinar, que procede de las faldas del famoso pinsapar, es el que inicia el proceso geológico de formación de la garganta y que una vez alcanza los grandes paredones verticales toma el nombre de Bocaleones, aunque bien es cierto, que en algunos textos, el Arroyo de Bocaleones adquiere su nombre a partir de las surgencias que aparecen al final de la misma. Sea como fuere, es increíble pensar cómo un arroyo de estas características ha sido capaz de excavar tan impresionante hito.
Valle del Arroyo del Pinar con el San Cristóbal al fondo.
Observando la naturaleza del terreno cabe pensar en dos posibles orígenes para esta formación. Para algunos el arroyo aprovechó una falla para excavar, a través de los siglos, el lecho del mismo, profundizando cada vez más hasta alcanzar las dimensiones que tiene hoy en día. Otros dicen que el arroyo erosionó el lecho hasta encontrarse con formaciones subterráneas ya existentes, provocando un hundimiento y abriendo éstas a la luz del día. Es lógico pensar en estas dos ideas, y más cuando uno desciende por el sendero que nos lleva al fondo del arroyo y observa las grandes oquedades que aparecen en mitad de los paredones verticales. Fuentes más oficiosas hablan de la creación de "cuevas de meandro" como causa principal de la formación del cañón. El agua desgasta el terreno más blando en un recodo del arroyo, horadando cavidades que después sucumben ante el peso de los materiales.

Paredones verticales de la Garganta Verde.
Estalactitas en el cauce del arroyo.
En un principio el arroyo parece uno más, un poco más cerrado y ya está. Pero en cuanto llegas a La Ermita, es donde de verdad uno se da cuenta de las dimensiones de la garganta, haciéndonos pensar en lo que hay más abajo. Y sí, avanzando por el cañón se llega a algunos puntos donde la altura de las paredes alcanza casi los 400 metros de altura, pudiendo en otros puntos tocar las dos paredes del cañón con las manos.

Aquí se aprecian las verdaderas diemnsiones de la cueva de la Ermita.
El nombre de Garganta Verde no está puesto porque sí. La vegetación que puebla sus paredes es el motivo de ello. Aún en verano, la humedad que allí rezuma permite el crecimiento de especies vegetales que no podrían subsistir más arriba. Adelfas altísimas (Nerium oleander), higueras creciendo de grietas minúsculas (Ficus carica), hiedras tapizando las rocas (Hedera helix), acantos (Acanthus mollis), robustos y verdísimos; almeces (Celtis australis), creciendo de las paredes; algún que otro laurel (Laurus nobilis), los espectaculares tonos verdes y azulones de las vincas (Vinca diformis) y los metálicios durillos (Viburnum tinus) son algunas de las maravillas botánicas de este lugar. Hay que destacar también la presencia de Rupicapnos africana subsp. decipiens, que se encuentra catalogada como “En Peligro de Extinción” por la Lista Roja Andaluza, que encuentra en estos paredores húmedos y con óxido de hierro su hábitat ideal.

La exuberancia se hace notable en las paredes.
Otro aspecto importantísimo de la Garganta Verde es su población de rapaces, con una colonia de buitres leonados (Gyps vulvus) que alcanza números elevadísimos y que sobrevuelan continuamente el cañón. Otras especies, no menos importantes, que con suerte se pueden ver son el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) y el halcón peregrino (Falco peregrinus), ambas catalogadas como especies “Vulnerable” a la extinción en el Libro Rojo de los vertebrados amenazados de Andalucía. Otras aves como la paloma bravía (Columba livia) y la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) anidan en sus paredes, acompañando en todo momento el descenso por la garganta.

En fin…, recovecos imposibles, enormes buitres, saltos vertiginosos, escandalosas chovas, quiebros en el arroyo, enormes adelfas, toboganes resbaladizos, palomas bravías, agujeros grandes y pequeños, laureles, pilones, surgencias, veloces halcones… todo lo que uno quiera imaginar.

Y para el que se atreva, un descenso divertido y altamente recomendable.

Rapelando para continuar con el descenso.

NOTA: recordad que para bajar hasta la Ermita o hacer el descenso íntegro de la garganta hace falta autorización. El descenso integral de la garganta ha de hacerse con el material y las medidas de seguridad adecuadas.
Read More

lunes, 17 de febrero de 2014

Ciclogénesis explosiva

¡ Qué tiempo tenemos !

por Manuel Canto Pérez

Estefanía, Ulla, … son entre otros los nombres de las últimas borrascas que nos han rondado estos días. Estefanía ya pasó, dejando importantes precipitaciones y fuertes vientos en toda Andalucía. Ulla está por llegar, pero parece que no afectará en demasía a nuestra tierra, tirará por el norte peninsular e Islas Británicas.

Estefanía, puso el fin de semana pasado (8 y 9 de febrero) en alerta naranja a toda Andalucía, y dejó importantes precipitaciones en nuestra sierra, destacando esos 301,3 litros en Grazalema, en tan sólo dicho fin de semana. Pero, ¿qué es Estefanía? o ¿qué es este término últimamente de moda de ciclogénesis explosiva?

La ciclogénesis explosiva o también llamada “bomba meteorológica”, es un término que se está empleando mucho últimamente para denominar a intensas borrascas, de esas a las que estamos acostumbrados a recibir de siempre. Aunque el nombre nos puede indicar algo peligroso o de consecuencias catastróficas, es sólo eso, una intensa borrasca, pero que ahora los expertos en meteorología y medios de comunicación han puesto de moda.

En realidad la ciclogénesis es el proceso de formación de la borrasca, motivada por la caída de la presión atmosférica en muy poco tiempo (prácticamente en algo menos de 24 horas); no es la borrasca en si, sino el proceso que la forma, que en este caso es de manera repentina y abrupta. Este fenómeno se produce cuando hay un choque de un frente muy cálido con un frente muy frío que en un muy corto espacio de tiempo ocasiona una bajada fuerte de presión acompañada de estos vientos huracanados.
Durante la formación de estas borrascas pueden producirse tornados, aunque en el caso de España es poco probable; aún así hemos tenido recientemente un par de ellos, de intensidad débil, en Cádiz y Galicia.

Estefanía es el nombre de la borrasca. Aunque tradicionalmente se ponían nombre sólo a los ciclones y tornados, últimamente también las borrascas lo están recibiendo.  Esto está causando cierta polémica en el campo de la meteorología, pues entre la ciudadanía se crea confusión, ya que parece que si una borrasca lleva nombre el peligro es mucho mayor,... en fin, cosas de la meteorología y meteorólogos.


Nacimiento del Arroyo de Graciago. Ubrique (Cádiz).
Río Ubrique (Cádiz).
Foto cortesía de www.elperiodicodeubrique.com
Río Ubrique (Cádiz).
Foto cortesía de www.elperiodicodeubrique.com
Una de las surgencias del Arroyo de Graciago. Ubrique (Cádiz).

Read More

lunes, 10 de febrero de 2014

Sierra Baja y Saltillo

Mi amigo Juande llevaba años queriendo subir al pico que asoma detrás de Ubrique (Cádiz), por encima de los cortados que custodian el pueblo en Sierra Baja, y un día nos fuimos a verlo.
Se puede acceder desde varios lugares, pero nosotros optamos por subir desde Aguas Nuevas, en Benaocaz.
Tomamos el sendero que sube hasta los cortados, camino del Chaparral, y que pasa junto a la famosa (en la zona, claro) "chapa de telefónica". Por cierto, una vez me dijo un vaquero que a ese camino le llamaban "La Cruz del Gallego". No me supo explicar porqué. Tras descansar en la parte alta que conduce a los aljibes de la zona, tomamos una desviación a la izquerda, que ascendía por una vaguada pedregosa. Por este camino sólo transitan vacas y poco más, y algunas veces puede perderse a la vista del despistado. Cuando atravesamos la angarilla que culmina el ascenso las encinas aparecieron más espléndidas, y también nuestro objetivo, a la derecha. La zona era llana y el camino difuso, pero visualmente nuestro objetivo nos servía de referencia. Una vez arriba, a 1.105 metros de altitud, la vista fue espléndida. Podíamos ver los tres aljibes de un vistazo, la costa gaditana, la africana y los pueblos cercanos.
Justo detrás de nosotros aparecía un punto más alto, que sin duda no ofrecía las vistas que en ese momento contemplábamos. Decidimos seguir la ruta por uno camino de cabras que nos llevaría hasta el Aljibe de la Magdalena, y desde aquí procedimos a bajar por un camino muy dificultoso y de gran desnivel hasta la Manga de Villaluenga, donde terminamos andando un trecho por la carretera hasta el lugar de inicio.

Sierra de la Silla desde El Saltillo.

Agua Nueva desde la subida por la Cruz del Gallego.

Perfil de la ruta. NOTA: las alturas reflejadas en
Google Earth no son las correctas.

Read More

jueves, 6 de febrero de 2014

Simancón y Reloj


Subir al Simancón es duro. El primer ascenso desde Grazalema puede antojarse pesado y las piernas se pueden resentir ante estos desniveles. Al principio el camino roza una antigua era, que dejamos a nuestra derecha, subiendo bajo la sombra de grandes pinos. Ya casi en lo alto del puerto el sendero serpentea entre piedras.
     Hacía frío ese día y las nubes apenas dejaban ver el sol. En los Llanos del Endrinal un grupo de estudiantes nos adelantaron, guiados por un profesor que ya conocía estos lares. En cuanto iniciamos el segundo gran ascenso, después de atravesar el llano, vimos como el grupo de estudiantes se fragmentaba.
     La primera parte de la subida la hicimos entre encinas, lentiscos, arces y rascaviejas, por un sendero embarrado, sinuoso y bien marcado. Conforme ascendíamos vimos como la vegetación más frondosa dejaba paso a los espartos y a los cojines de monja, síntoma de la gran altura a la que nos dirigíamos. Despacio y sin prisas continuamos subiendo, disfrutando del paisaje y haciendo fotos aquí y allá.
     Subimos la gran masa de caliza que es esta Sierra del Endrinal hasta el Simancón, que es su pico más alto, y después por la bajada sur visitamos el Reloj, a escasos 500 metros de distancia y otro de los picos importantes de esta sierra. Después de disfrutar brevemente de lo que apenas se veía entre las nubes, seguimos el descenso hasta la Charca Verde que es, sin duda, un verdadero oasis en estas montañas. Continuamos luego bordeando el Reloj por su vertiente sur hasta llegar de nuevo a los Llanos del Endrinal y terminamos nuestro camino por donde lo iniciamos.

Vistas en la primera subida.
Un arce en el camino.
Un grupo de estudiandtes afrontando el último repecho.
Antes de iniciar la subida al Simancón.











En la cumbre del Simancón con el Reloj al fondo.
Cara sureste del Reloj.


Read More

miércoles, 5 de febrero de 2014

domingo, 2 de febrero de 2014

Sierra Alta

     Una mañana de sábado Juan Manuel y Paco tuvieron a bien llevarme a Sierra Alta. Tan cerca y jamás había subido a su cumbre.
     Por un camino de cabras bien marcado, húmedo y umbrío, fuimos bordeando los paredones calizos que se alzan  muy cerca de Benaocaz, en la angostura que durante siglos ha excavado el Arroyo del Pajaruco. El agua saltarina y la conversación de unos excursionistas nos acompañaron un buen rato, justo hasta enfilar la gran pendiente, que desde el norte, nos conduciría hasta los llanos que hay cerca de la cumbre. Desde aquí afrontamos la subida hasta la cima por donde mejor nos pareció, pues no había sendero marcado, pero siempre con las pertinentes precauciones.
     Una vez arriba, y con poco más de 840 metros de altura, esta cumbre nos ofreció su mejor baza: unas vistas espectaculares de Ubrique, Benaocaz y sus alrededores.

Un momento de la subida.
Antes de llegar a la cima.
En la cumbre de Sierra Alta.
Al borde del precipicio.


Perfil de la ruta.


Read More

Salamadre: primer intento

     Al sur de la Sierra de Líbar se encuentra una mole poco conocida a la que llaman Salamadre.
En este primer intento entramos por los Llanos del Republicano hasta la Casa del Navazo de Líbar, por el Puerto del Correo. Desde aquí tomamos un estrecho sendero bien marcado en dirección sur que nos llevó hasta una zona donde unos pocos pisapos de repoblación salieron a nuestro encuentro. Y desde aquí, y siendo fiel a nuestro nombre, tomamos un camino alternativo de gran desnivel que subía al sureste, y que nos llevó hasta un mirador natural que se asomaba a los Llanos de Líbar.
     Ya en estos tajos impresionantes bautizamos un saliente de roca, a modo de balcón, con el nombre de "El Púlpito" (igual que aquel famoso de Noruega, y salvando las distancias claro).
Una vez retomamos el sendero, no sin antes atravesar un caos de piedras, las nubes bajaron más de la cuenta y empezó a llover. Muy sabiamente, mi compañero y yo decidimos no afrontar la última subida y evitar así problemas.
     La vuelta la realizamos por el sendero más practicado, pensando en un nuevo intento.

Salamdre.
Sierra del Endrinal desde la subida al Puerto del Correo.
Extremo sur de los Llanos de Líbar.
Cortados de la Sierra de Líbar.

Perfil de la ruta.
Read More

Primeras nieves del año

     Viernes al medio día. Me llamó mi compañero Manolo diciéndome, que le habían dicho, que estaba nevando en la sierra. Pues allá que nos fuímos.
          Llegamos al aparcamiento del sendero del Pinsapar y, con un viento frío que casi era ventisca, comenzamos la subida por entre el bosque de pinos. La subida fue rápida temiendo que nos cogiera la noche a nuestro regreso. Una vez en el Puerto de las Cumbres vimos el panorama. La nieve cubría el suelo y la vegetación, pero el cielo estaba cerrado y no nos dejaba ver los pinsapos.
Andamos un buen trecho por el camino y nos adentramos en el bosque lo suficiente para hacer unas pocas fotos. Las nubes bajas hicieron que nuestro regreso se adelantara.
     A nuestra llegada de nuevo al Puerto de las Cumbres, la nieve ya había enpezado a desaparecer (el viento más cálido y la llovizna la estaban derritiendo). El descenso fue más rápido y, esta vez sí, el viento se convirtió en ventisca, y se hizo notar con creces.
     En fin, poca cosa. Esperemos que a lo largo del invierno se produzcan mejores nevadas.

NOTA: el ascenso al Pinsapar lo hicimos con nuestra correspondiente autorización.

Primeras nieves camino del pinsapar de la Sierra del Pinar (Cádiz).
 
Influencia de las copas de los árboles en la nevada.
 
Camino de los pinsapos.

Read More

Sierra de los Pinos

     La mañana calurosa nos acogió con agrado. La primera subida  la realizamos en coche hasta el primer abrevadero que está junto al carril. Allí, rodeados de ovejas, dejamos el coche para emprender la subida a pie. Entre hormigón y lentiscos decidimos abandonar el carril para coger un atajo por un camino de herradura de gran desnivel. Una vez llegados al puerto salimos de nuevo al carril y nos detuvimos para fotografar el paisaje, sobre todo las vistas del camino zigzagueante que conduce a los Llanos de Líbar. Continuamos subiendo, hormigón en algunos puntos, pasando por lugares desde donde se podían observar las vaguadas más húmedas de las últimas estribaciones de la Sierra de Líbar. Uno de nuestros intereses estaba en hacer buenas fotos de la imponente Salamdre, que aparecía ante nosotros como una gran mole caliza inexpugnable.
     Más tarde llegamos a una pequeña explanada desde donde emprenderíamos la subida al pico por la Vaguada del Cura. En nuestro discurrir por tan umbrío camino, pudimos observar la repoblación de pinsapos que hace tiempo se llevó a cabo en el lugar. Para nuestro agrado, pudimos ver cómo algunos ejemplares gozaban de buena salud, alcanzando un porte respetable. La subida, de pendiente fuerte, nos llevó hasta una zona poblada de cojines de monja y piedras, desde donde ya se podía observar la silueta de un hermoso cedro. Nos dirigimos hacia él para afrontar los últmos metros hasta el vértice geodésico que indicaba el punto más alto.
    En la cima descansamos antes de afrontar el camino de regreso, no sin antes recrearnos con las espectaculares vistas que aparecían ante nuestos ojos: Llanos de Líbar, Salamadre, Sierra del Palo, Peñón del Berrueco...

Una parada para hacer unas fotos.

Camino zigzagueante a los Llanos de Líbar.

Peñón del Berrueco visto desde el Pico de los Pinos.

Llanos de Líbar.

Sierra del Palo.

Salamadre.



Perfil de la ruta.

Read More

Buscar este blog

© Ruta Alternativa. Las imágenes y textos son propiedad de sus respectivos autores. Con la tecnología de Blogger.

¿QUÉ HACEMOS?

Ruta Alternativa desarrolla su actividad en el P.N. Sierra de Grazalema y en el P.N. Los Alcornocales.
Salimos al campo para hacer senderismo, descenso de cañones, rutas ornitológicas, rutas botánicas, itinerarios fotográficos, etc.
También damos a conocer nuestras sierras y otros lugares del mundo a través de artículos, vídeos y todo aquello relacionado con la naturaleza y las actividades que en ella se desarrollan; y que puedan resultar de ayuda o simplemente que consideremos interesantes.
Gracias por seguirnos.

About

Pages - Menu

Popular Posts